Desde los egipcios hasta el mueble estilo Art Nouveau La madera ha tenido un gran protagonismo. Hoy en día, todavía sigue siendo el material elegido por la mayoría de las personas. Las maderas más empleadas para la fabricación de muebles son: la de roble, pino, cerezo, castaño, haya, etc.

La madera puede utilizarse con fines tanto estructurales como decorativos. La madera sin procesar ofrece una apariencia de calidad pero tiende a agrietarse o combarse mientras que los productos de madera procesada son estables y fáciles de trabajar pero de menor calidad. Es posible teñir, pintar, barnizar,encerar o dar distintos acabados a la madera.Una forma económica de utilizar la madera es el laminado que consiste en aplicar finas láminas de madera sobre una base de MDF (madera prensada) o de contrachapado que pueden unirse de diferentes modos para producir diferentes efectos estéticos.